Facebook La playa de Madrid Twitter La Playa de Madrid Vimeo La Playa de Madrid


No eventos

Crónicas

Del bembé de Alonso a las sesiones latinas capitalinas

Zapata, buen cazador de tendencias, vaticinó el año pasado que lo latino se estaba poniendo de moda en la capital del reino: fiestas donde sólo se pincha electrocumbia, actuaciones de Chico Trópico que hacen bailar a las criaturas más impensables, sesiones latinas como la que tendrá lugar este viernes en el Aruba de Huertas…

Afinando la profecía diremos que, de lo latino, lo que está pegando duro en Madrid es Colombia. O, como dicen acá, Locombia.

Cual operación bikini antes del verano, vayan estos adelantos del Caribe colombiano para que conozcas las raíces que alimentan las flores que van a eclosionar a lo largo de este 2013 y siguientes. Flashes del mismísimo ombligo mundial de la música.

En esta primera entrega por fascículos presentamos una variante musical de las peleas de gallos: los intercambios salseros entre picoteros. Recordemos que la salsa no es un ritmo, sino un género musical que reúne distintas expresiones rítmicas caribeñas: son (la base de la salsa), bolero, cha cha chá, guaguancó, guaracha, pachanga y un largo etc. Los ritmos base son principalmente cubanos y puertorriqueños.

Aclarado esto, a lo concreto. DJ Pájaro y Elvis me llevaron a conocer El bembé de Alonso, un local barranquillero en la 44 con la 38 donde todos los sábados tiene lugar uno de estos intercambios.

En escena, los protagonistas.

- Los dos picoteros, que mantienen un duelo musical con temazos que custodian en sus maletas repletas de vinilos. Como en una partida de poker, sacan sus acetatos bien pegados al cuerpo para que el contrincante no sepa si tréboles o corazones. En la sesión a la que asistí desplegaron su furia de titanes “El Mao de La Troja” y “El Búfalo de La Estación”.

- El speaker o maestro de ceremonias, Coley, fundamental a la hora de conectar picoteros y asistentes al duelo. Por el micro invita a los dos grandes musiqueros a presentar sus golpes maestros y da la bienvenida a quienes van llegando, tejiéndolos a todos en la misma red. Nada de djs endiosados encerrados en elevadas cabinas, sino dos hombres sorteando sillas y mesas para presentar sus temas a través del MC.

- El dueño del local y propulsor de la iniciativa, Alonso, que es quien materialmente pincha los discos en un altar de tecnología analógica conectado a unos altavoces con el volumen a reventar. Esto me llamó mucho la atención: los picoteros eligen los temas, pero los discos los pone Alonso.

- Los asistentes, en su gran mayoría señores, escuchan sentados, bebiendo cerveza o botellas enteras de whisky, y se saludan unos a otros respetuosa y afectuosamente. Cada ocho temas, cuatro VS cuatro, todos aplauden, el MC retoma su tono de experimentado binguero y así pasan las horas escuchando guaguancó, guaracha, pachanga, jazz latino, son, soukous (música del Congo con grabaciones de grupos autóctonos africanos), descargas (pura improvisación y virtuosismo de los ejecutantes)…

Aquí en spotify y aquí en youtube os dejamos una de las joyas de la sesión, “P’al monte”, un changüí (variante del son) de la Orquesta Revé de Cuba, cuyo formato es charanga: una serpenteante columna vertebral esbozada a partir de flauta y violines. El que lo programó lo tenía en 45 RPM: un Potosí!

Por si semejante colección musical, las buenas compañías y el Old Parr no fueran suficiente, hoy hay show: ha llegado al local Fredy Colombo, artista consumado e imitador entregado de James Brown que se deja la piel en su actuación, con vivos gritos y baile frenético incluidos. Al final se desgarra la camisa, se la arranca por completo y la arroja al público justo antes de hacer lo mismo con la peluca. Y así, a pecho descubierto, pasa la gorra entre la alegría y aclamación de los presentes. Recuperado posteriormente su look de ciudadano de a pie, Fredy accede a posar en esta foto que nos hizo Elvis.

Nos despedimos del personal y nos vamos a cenar chicharrón, pues no sólo de música se alimenta la hermandad Madrid-Barranquilla. Y del cerdo al templo: paseando llegamos a la Troja, la Meca local de la salsa. Pero esa es otra historia que merece ser contada en otro momento.

Share

6 comments to Del bembé de Alonso a las sesiones latinas capitalinas

Responder a Ms. Wonderly Cancelar respuesta

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>