Facebook La playa de Madrid Twitter La Playa de Madrid Vimeo La Playa de Madrid



Crónicas

Christina Rosenvinge en el Teatro Lara

Rosenvinge, una superviviente.

La fórmula diez y media de la noche+día duro de trabajo+concierto acústico tiene su peligro. Es más, puede ser letal. Las probabilidades de que se establezca una lucha a muerte entre tus párpados y tu voluntad de mantenerte en vela son del 79%, como mínimo. Seguro que existe algún estudio peregrino en alguna universidad estadounidense que no solo avala este porcentaje, sino que lo afina aún más.

Pero si añadimos a la suma el nombre de Christina Rosenvinge, la cosa cambia de manera radical. Y eso que al parecer también es buena escribiendo nanas.

El recopilatorio Un asunto sin resolver fue la excusa perfecta para que Christina nos regalara en el Teatro Lara un recorrido muy íntimo por una carrera con canciones bonitas, especialmente en su último tramo.

Sin aspavientos que no necesita y acompañada por músicos con tanta sensibilidad como Raül Fernández Refree y Aurora Aroca, la cantautora eligió uno de sus mejores temas para empezar el concierto. La distancia adecuada sonó interpretada en un trío de cuerda -guitarras y chelo- tan especial como siempre; le siguió Nadie como tú, que lo hizo más cercana que nunca.

Con un “vamos a escuchar canciones de todos los tiempos” y un “uff, qué grande ha sonado eso”, el recital avanzó echando la vista atrás -As the wind blows, 36- y un poco más atrás -Mil pedazos versión Refree y Tú por mí.

El teclado sonó furioso al llegar Eclipse y en Tok Tok las cuerdas arañaron hasta sangrar. Fue uno de los mejores momentos de la noche.

Después le tocó el turno a canciones como Alta tensión, Mi vida bajo el agua, Tu sombra, Negro cinturón, Anoche y Weekend. Un repaso a conciencia de Tu labio superior y La joven Dolores, dos discos preciosos.

White Hole, de Continental 62, sonó justo antes del primer bis.

Christina eligió Jorge y yo y Canción del Eco (cómo se nota la fascinación por Cohen) para cerrar un concierto en el que todos –músicos y público- estuvimos muy cómodos.

Pero ya se sabe lo que pasa con la confianza, y en vez de dejar que se marchara a casa le pedimos un poco más. Ella -imposible negarse- nos lo dio: “Un poco de supervivencia para estos tiempos” –dijo. Y nos regaló, en solitario, Muertos o algo mejor. //

Christina Rosenvinge actuó en el Teatro Lara el pasado 19 de septiembre, dentro de la programación de Son Estrella Galicia.

Share

Deja un comentario

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>