Un festi con mucho curry

Y llega a las calles de Lavapiés, por quinto año consecutivo, Bollymadrid 2012. ¡Cómo pasa el tiempo!¿Os acordáis de Slumdog Millionaire? Por mucho que hubiese un cierto interés algo kistch en torno a la cultura pop india, se puede decir que la peli de Danny Boyle fue el pistoletazo de salida que hizo que llegase a un público amplio. Lo de que las pelis indias se estrenasen en el cine no salió demasiado bien, pero las academias de danzas indias se llenaron y los restaurantes indios inundaron Lavapiés.Este divertido festival consiste, básicamente, en que en la plaza de Agustín Lara hay un non-stop de coreografías sacadas de las generalmente espantosas películas de la floreciente industria cinematográfica india conocida como Bollywood. Lo de Bollywood viene de mezclar Bombay con Hollywood -aunque la industria del cine india se está descentralizando cada vez más- por la enorme importancia que tiene en cuanto a volumen de producción y espectadores. Claro que los gustos populares indios (y pakistaníes, bangladesíes y varios cientos de millones de personas más en toda Asia) son bastante distintos de los ya bastante discutibles gustos occidentales. Eso sí, la cantidad de público que se reúne en la plaza es tremenda, y los movimientos de cadera asombrosos. El nivel es irregular, pero si preguntas te enterarás de cuáles son los espectáculos que realmente merecen la pena. Si te gustan los bailes orientales, es directamente el paraíso.Digamos que una peli popular india estándar dura más de dos horas, con una trama digna de culebrón latino y un montón de secuencias con canciones pegadizas y bailes masivos de complejísima realización. Si te gustan Haneke y Von Trier te aburrirás. Eso sí, pueden tener su gracia desde un punto de vista antropológico, más después de trajinarte unas birritas. De cualquier forma, podréis comprobarlo por vosotros mismos en las proyecciones de las 10 de la noche. Que no se diga que intentamos condicionaros, solo os ponemos en antecedentes.Uno de los puntos fuertes del festi está en los puestos que se reparten entre la plaza de Lavapiés, la de La Corrala y la ya mencionada de Agustín Lara, donde por un euro puedes comer todo tipo de empanadillas, arroces, carnes y verduras al curry y repostería. Las empanadillas (samosa, pakora, chicken roll...) son un vicio peligroso, porque te puedes comer más de las que puedes contar, y la repostería es una delicia injustamente poco conocida, ideal para acompañar un rico té aromatizado.El plan está claro si el tiempo acompaña: quedar con los colegas en los puestos, curiosear, ponerse hasta las trancas a comer y beber, atender despreocupadamente alguna de las actividades y dejarse empapar del buen rollo.Por cierto, aunque en el barrio la gente se refiera a esta comunidad asiática con el calificativo de pakis (sin la connotación racista que tiene en Inglaterra, eso sí), la mayor parte de sus miembros son de Bangladesh, y están extremadamente orgullosos de ello, así que no les llames indios ni de broma. A no ser que, efectivamente, sean indios./ Pablo Zapata En las plazas de Lavapiés | web oficialHorario: Hasta el domingo, de 11 a 00hPrecio: Tapas indias a 1 euro ” />

Facebook La playa de Madrid Twitter La Playa de Madrid Vimeo La Playa de Madrid


No eventos

Festival, Mercadillo

Bollymadrid 2012

1 jun 2012 - 3 jun 2012

Un festi con mucho curry

Y llega a las calles de Lavapiés, por quinto año consecutivo, Bollymadrid 2012. ¡Cómo pasa el tiempo!

¿Os acordáis de Slumdog Millionaire? Por mucho que hubiese un cierto interés algo kistch en torno a la cultura pop india, se puede decir que la peli de Danny Boyle fue el pistoletazo de salida que hizo que llegase a un público amplio. Lo de que las pelis indias se estrenasen en el cine no salió demasiado bien, pero las academias de danzas indias se llenaron y los restaurantes indios inundaron Lavapiés.

Este divertido festival consiste, básicamente, en que en la plaza de Agustín Lara hay un non-stop de coreografías sacadas de las generalmente espantosas películas de la floreciente industria cinematográfica india conocida como Bollywood. Lo de Bollywood viene de mezclar Bombay con Hollywood -aunque la industria del cine india se está descentralizando cada vez más- por la enorme importancia que tiene en cuanto a volumen de producción y espectadores. Claro que los gustos populares indios (y pakistaníes, bangladesíes y varios cientos de millones de personas más en toda Asia) son bastante distintos de los ya bastante discutibles gustos occidentales. Eso sí, la cantidad de público que se reúne en la plaza es tremenda, y los movimientos de cadera asombrosos. El nivel es irregular, pero si preguntas te enterarás de cuáles son los espectáculos que realmente merecen la pena. Si te gustan los bailes orientales, es directamente el paraíso.

Digamos que una peli popular india estándar dura más de dos horas, con una trama digna de culebrón latino y un montón de secuencias con canciones pegadizas y bailes masivos de complejísima realización. Si te gustan Haneke y Von Trier te aburrirás. Eso sí, pueden tener su gracia desde un punto de vista antropológico, más después de trajinarte unas birritas. De cualquier forma, podréis comprobarlo por vosotros mismos en las proyecciones de las 10 de la noche. Que no se diga que intentamos condicionaros, solo os ponemos en antecedentes.

Uno de los puntos fuertes del festi está en los puestos que se reparten entre la plaza de Lavapiés, la de La Corrala y la ya mencionada de Agustín Lara, donde por un euro puedes comer todo tipo de empanadillas, arroces, carnes y verduras al curry y repostería. Las empanadillas (samosa, pakora, chicken roll…) son un vicio peligroso, porque te puedes comer más de las que puedes contar, y la repostería es una delicia injustamente poco conocida, ideal para acompañar un rico té aromatizado.

El plan está claro si el tiempo acompaña: quedar con los colegas en los puestos, curiosear, ponerse hasta las trancas a comer y beber, atender despreocupadamente alguna de las actividades y dejarse empapar del buen rollo.

Por cierto, aunque en el barrio la gente se refiera a esta comunidad asiática con el calificativo de pakis (sin la connotación racista que tiene en Inglaterra, eso sí), la mayor parte de sus miembros son de Bangladesh, y están extremadamente orgullosos de ello, así que no les llames indios ni de broma. A no ser que, efectivamente, sean indios./ Pablo Zapata

 

En las plazas de Lavapiés | web oficial
Horario: Hasta el domingo, de 11 a 00h
Precio: Tapas indias a 1 euro

 

Share