¡Cuánto hace que no mando una postal!

Pocas son ya las cartas que recibimos en el buzón, si es que nos llega alguna. Cada vez que abro el mío, solo hay triste decepción: recibos, notificaciones del banco y publicidad de comida a domicilio.  Sí tengo la suerte de que alguna que otra vez, una amiga generosa -Julia- me escribe una postal desde algún lugar de Europa.  Cada vez que recibo una me siento genial. Estas postales son un esfuerzo olvidado: buscar la más linda, comprar el sello, escribirla con caligrafía de verdad, echarla en un buzón de correos...Pilar Barrios es una artista a la que ya habíamos reseñado por su exposición Dibujos y otras historias en Habitar la línea.  Lleva trabajando con este proyecto de postales desde el 2007.  El método es sencillo: dibuja postales a mano y se las entrega a viajeros, quienes se las envían más tarde, escritas y mataselladas. Este punto de partida es nimio. Pero en su realización se le van sumando capas: La nostalgia por un mundo recientemente desaparecido, el mundo analógico. Y la nostalgia, de sombra más alargada, por un mundo desaparecido hace mucho. El de la geografía misteriosa y el viajero explorador.  Ambas nostalgias nos hablan de cómo el tiempo y el espacio son percepciones subjetivas que en unos años se han ido alterando sí o sí.Tiempo: La postal muchas veces llega más tarde que el viajero.  Todos le ganan: el email, sms, chat, whatsapp, twitter.Espacio: La ciudad desde la que nos la envían la hemos visitado seguramente, y si no es así, lo haremos pronto, pues estamos hechos gente de mundo gracias al lowcost.Escribir una postal, sellarla, es un ejercicio de amor o amistad. Al amor o la amistad no hay que contarle zarandajas sobre el tiempo y el espacio.Al final, bajo capas de emociones y capas de nostalgias, es una alegría ver todas las postales juntas. De hecho, están  publicadas en un libro de artista, "Postales en tránsito" que se podrá adquirir en la exposición -21 €.La exposición de Pilar Barrios está dentro de un ciclo,  "Tea and Cake"  comisariado por  Nella Franco para Kling.Se llama Tea and cake porque literalmente en la inauguración invitan a té y pastelitos.  ¡Nada mal! Si estás recién llegado a la ciudad, deja que  Madrid te muestre su cara más amable. Los presagios son importantes.Y si todavía estás de vacaciones mándale una postal a alguien a quien quieras, por Tutatis.Postales en Tránsito | Kling, calle Ballesta 6.Horario: 2 a 30  de Septiembre.L-S 11-21 h.Primer domingo de  mes 11-21 h.Precio: Entrada libre.  ” />

Facebook La playa de Madrid Twitter La Playa de Madrid Vimeo La Playa de Madrid



Exposición

Exposición Postales en Tránsito

2 sep 2012 - 30 sep 2012
Kling

¡Cuánto hace que no mando una postal!

Pocas son ya las cartas que recibimos en el buzón, si es que nos llega alguna. Cada vez que abro el mío, solo hay triste decepción: recibos, notificaciones del banco y publicidad de comida a domicilio.  
Sí tengo la suerte de que alguna que otra vez, una amiga generosa -Julia- me escribe una postal desde algún lugar de Europa.  Cada vez que recibo una me siento genial. Estas postales son un esfuerzo olvidado: buscar la más linda, comprar el sello, escribirla con caligrafía de verdad, echarla en un buzón de correos…

Pilar Barrios es una artista a la que ya habíamos reseñado por su exposición Dibujos y otras historias en Habitar la línea.  Lleva trabajando con este proyecto de postales desde el 2007.  El método es sencillo: dibuja postales a mano y se las entrega a viajeros, quienes se las envían más tarde, escritas y mataselladas. Este punto de partida es nimio. Pero en su realización se le van sumando capas: La nostalgia por un mundo recientemente desaparecido, el mundo analógico. Y la nostalgia, de sombra más alargada, por un mundo desaparecido hace mucho. El de la geografía misteriosa y el viajero explorador.  Ambas nostalgias nos hablan de cómo el tiempo y el espacio son percepciones subjetivas que en unos años se han ido alterando sí o sí.

Tiempo: La postal muchas veces llega más tarde que el viajero.  Todos le ganan: el email, sms, chat, whatsapp, twitter.

Espacio: La ciudad desde la que nos la envían la hemos visitado seguramente, y si no es así, lo haremos pronto, pues estamos hechos gente de mundo gracias al lowcost.

Escribir una postal, sellarla, es un ejercicio de amor o amistad. Al amor o la amistad no hay que contarle zarandajas sobre el tiempo y el espacio.

Al final, bajo capas de emociones y capas de nostalgias, es una alegría ver todas las postales juntas. De hecho, están  publicadas en un libro de artista, “Postales en tránsito” que se podrá adquirir en la exposición -21 €.

La exposición de Pilar Barrios está dentro de un ciclo,  “Tea and Cake”  comisariado por  Nella Franco para Kling.

Se llama Tea and cake porque literalmente en la inauguración invitan a té y pastelitos.  ¡Nada mal! Si estás recién llegado a la ciudad, deja que  Madrid te muestre su cara más amable. Los presagios son importantes.

Y si todavía estás de vacaciones mándale una postal a alguien a quien quieras, por Tutatis.

Postales en TránsitoKling, calle Ballesta 6.
Horario: 2 a 30  de Septiembre.
L-S 11-21 h.
Primer domingo de  mes 11-21 h.
Precio: Entrada libre.

 

 

Share