Son tantos que no caben en la foto...

Los Ogun Afrobeat no te engañan, ya desde el nombre te están diciendo que vas a ver un concierto consagrado al afrobeat. Muy bien, pero ahora viene la segunda parte: ¿Qué es el afrobeat?Si el reggae tiene a Bob Marley y el soul a James Brown, el emperador del afrobeat es Fela Kuti. El bueno de Fela nació en el seno de una familia muy progresista de la Nigeria todavía colonial en 1938 y, en vez de estudiar medicina como sus hermanos o involucrarse en política, prefirió dedicarse a la música con bastante éxito. El punto crucial de su carrera se produce cuando va de gira con su banda a los USA y descubre el movimiento de los Panteras Negras, lo que le abre los ojos hacia el socialismo y la lucha por los derechos civiles. Nada volvió a ser igual cuando volvió a Nigeria. Pero, por muy apasionante que sea, esta reseña no va sobre la vida de Fela. Si queréis saber más, podéis escuchar su música en Spotify y leer su artículo en Wikipedia.Lo importante es que cuando Fela vuelve a Nigeria crea un nuevo estilo de música: el afrobeat. El afrobeat es una mezcla de ritmos africanos -sobre todo de origen yoruba- y occidentales muy populares en Nigeria en aquella época, como el highlife, funk, soul, jazz, disco... Se canta en pidgin, una especie de inglés criollo, con letras generalmente políticas. El canon para montar una banda sigue siendo el establecido por Fela, así que al menos tiene que haber guitarra, bajo, batería, percusiones, teclados y sección de viento. Eso hace un mínimo de ocho músicos; la banda de Fela constaba de entre 15 y 30 como mínimo, sin contar las bailarinas y los coros...En los últimos años ha habido un renovado interés por el afrobeat, con bandas extremadamente competentes en casi todos los rincones del mundo. También en Madrid. Son Ogun Afrobeat.Esto de montar un proyecto africano por aquí puede parecer tan impostado como los tablaos flamencos japoneses, pero nada más lejos de la realidad. Al frente del grupo hay un nigeriano de verdad, Akinsola Elegbede, que canta y toca la batería. Eso le da puntos, no es un imitador y viene certificado de origen. El resto de músicos son de aquí y de allá, también con buenos certificados de autenticidad, porque el afrobeat es una música muy mestiza. Hay un percusionista navarro especializado en música étnica, un teclista californiano, un trompetista cubano... y el gran Dani Niño, al que hemos visto tantas veces en concierto con Ginferno poseído por el groove (y esperemos que cada vez más con Forastero). Son ocho, aunque valen por veinte.Sí, los ingredientes son muy buenos, pero queda escuchar atentamente su música, a ver si está a la altura. Creo que ya he escuchado su nuevo disco, The Observer, unas cuatro veces, y puedo afirmar que suenan extremadamente auténticos, como si lo hubiesen publicado en los setenta. Eso es bueno. De hecho, para un oído poco entrenado podrían pasar por el mismísimo Fela y su banda. Se marcan una versión suya, Colonial Mentality, y no desentona del resto, como si en un rito yoruba el espíritu del genio les hubiese poseído. Si nos apuramos, hasta suenan más entretenidos, más fluidos, más ligeros.Como decimos siempre, los discos están muy bien, pero es el directo el que define a un grupo. Este sábado vamos a poder tomarles el pulso en El Intruso, una sala nueva con una programación excelente y ecléctica. Ideal para huérfanos de puente y desheredados del Primavera. Obligatorio para los amantes de la mejor música africana./ Pablo Zapata El Intruso | c/ Augusto Figueroa, 3 | webHorario: 22hPrecio: 5€; 8€ con consumición ” />

Facebook La playa de Madrid Twitter La Playa de Madrid Vimeo La Playa de Madrid


No eventos

Concierto

Ogun Afrobeat

8 dic 2012 - 8 dic 2012
El Intruso Bar

Son tantos que no caben en la foto...

Los Ogun Afrobeat no te engañan, ya desde el nombre te están diciendo que vas a ver un concierto consagrado al afrobeat. Muy bien, pero ahora viene la segunda parte: ¿Qué es el afrobeat?

Si el reggae tiene a Bob Marley y el soul a James Brown, el emperador del afrobeat es Fela Kuti. El bueno de Fela nació en el seno de una familia muy progresista de la Nigeria todavía colonial en 1938 y, en vez de estudiar medicina como sus hermanos o involucrarse en política, prefirió dedicarse a la música con bastante éxito. El punto crucial de su carrera se produce cuando va de gira con su banda a los USA y descubre el movimiento de los Panteras Negras, lo que le abre los ojos hacia el socialismo y la lucha por los derechos civiles. Nada volvió a ser igual cuando volvió a Nigeria. Pero, por muy apasionante que sea, esta reseña no va sobre la vida de Fela. Si queréis saber más, podéis escuchar su música en Spotify y leer su artículo en Wikipedia.

Lo importante es que cuando Fela vuelve a Nigeria crea un nuevo estilo de música: el afrobeat. El afrobeat es una mezcla de ritmos africanos -sobre todo de origen yoruba- y occidentales muy populares en Nigeria en aquella época, como el highlife, funk, soul, jazz, disco… Se canta en pidgin, una especie de inglés criollo, con letras generalmente políticas. El canon para montar una banda sigue siendo el establecido por Fela, así que al menos tiene que haber guitarra, bajo, batería, percusiones, teclados y sección de viento. Eso hace un mínimo de ocho músicos; la banda de Fela constaba de entre 15 y 30 como mínimo, sin contar las bailarinas y los coros…

En los últimos años ha habido un renovado interés por el afrobeat, con bandas extremadamente competentes en casi todos los rincones del mundo. También en Madrid. Son Ogun Afrobeat.

Esto de montar un proyecto africano por aquí puede parecer tan impostado como los tablaos flamencos japoneses, pero nada más lejos de la realidad. Al frente del grupo hay un nigeriano de verdad, Akinsola Elegbede, que canta y toca la batería. Eso le da puntos, no es un imitador y viene certificado de origen. El resto de músicos son de aquí y de allá, también con buenos certificados de autenticidad, porque el afrobeat es una música muy mestiza. Hay un percusionista navarro especializado en música étnica, un teclista californiano, un trompetista cubano… y el gran Dani Niño, al que hemos visto tantas veces en concierto con Ginferno poseído por el groove (y esperemos que cada vez más con Forastero). Son ocho, aunque valen por veinte.

Sí, los ingredientes son muy buenos, pero queda escuchar atentamente su música, a ver si está a la altura. Creo que ya he escuchado su nuevo disco, The Observer, unas cuatro veces, y puedo afirmar que suenan extremadamente auténticos, como si lo hubiesen publicado en los setenta. Eso es bueno. De hecho, para un oído poco entrenado podrían pasar por el mismísimo Fela y su banda. Se marcan una versión suya, Colonial Mentality, y no desentona del resto, como si en un rito yoruba el espíritu del genio les hubiese poseído. Si nos apuramos, hasta suenan más entretenidos, más fluidos, más ligeros.

Como decimos siempre, los discos están muy bien, pero es el directo el que define a un grupo. Este sábado vamos a poder tomarles el pulso en El Intruso, una sala nueva con una programación excelente y ecléctica. Ideal para huérfanos de puente y desheredados del Primavera. Obligatorio para los amantes de la mejor música africana./ Pablo Zapata

 

El Intruso | c/ Augusto Figueroa, 3 | web
Horario: 22h
Precio: 5€; 8€ con consumición

 

Share