Facebook La playa de Madrid Twitter La Playa de Madrid Vimeo La Playa de Madrid



Crónicas

La tempestad

Trínculo ante el enorme diorama

Trínculo ante el enorme diorama

El gran William Shakespeare escribió mucho y bueno. La mayor parte del público no ha leído casi nada de su obra, pero sólo con las adaptaciones cinematográficas ya conocemos bastante bien su universo. “Algo huele a podrido en Dinamarca”, “Ser o no ser” o “Mi reino por un caballo” son citas que conoce cualquiera. Hasta puedes tirarte el rollo con eso de que Carmela Soprano está hecha una Lady Macbeth. Pero, ¿quién conoce La tempestad?

La tempestad está considerada la última obra escrita por Shakespeare, y es bastante menos conocida que las demás. Es lo que tiene que ni Lawrence Olivier o Kenneth Branagh hayan hecho una adaptación al cine. Peter Greenaway estrenó en 1991 Los libros de Próspero, pero es una ida de olla.

La verdad es que, realmente, el argumento es una ida de olla muy metadiscursiva, metalingüística y metanfetamínica. Próspero, depuesto Duque de Milán y ahora poderoso mago, vive en una isla con su hija Miranda y el espíritu Ariel. Crea una tormenta, llegan unos náufragos con los que tiene cuentas que ajustar: nada menos que el rey de Nápoles, el nuevo Duque de Milán, criados, hijos, un bufón y una vengativa bestia local. A partir de ahí hay tres tramas que Próspero va manejando a placer con su magia, pero siendo consciente de que es una obra de teatro, encarnación del propio sir William.

Vale, me he pasado de simplificador, pero más o menos es así.

La compañía gallega Voadora ha hecho una adaptación actualizada del texto, que se ha presentado este jueves y viernes dentro del Fringe.
En ella Próspero es un director de teatro en el que la función a ensayar es La tempestad, convirtiendo a los personajes en actores de sí mismos.
Hay música pop en directo, baile contemporáneo, travestismo, simbolismo, irreverencia, humor, sorpresa y juventud.
Hay multitud de momentos asombrosos, estéticamente arrebatadores.
El trabajo del reparto es muy bueno, aunque quizás todavía sea un poco irregular porque el montaje lleva pocas representaciones (la del viernes será la quinta).
Además, la música y su ejecución en escena es excelente, con lo que el conjunto se hace de lo más entretenido. No aburre a pesar de durar casi dos horas, todo un mérito.

El espíritu del texto original se mantiene intacto. Es recomendable, eso sí, saber previamente de qué va la obra para no perderse -y poder disfrutar a fondo- con los cambios y adaptaciones, como sustituir los barriles de jerez por cajas de Mahou. Pero mejor no destripemos más, que en la sorpresa está el disfrute.

222120191817161514131210987654321

 

La tempestad se representó en Madrid el 10 y 11 de julio en el Fringe.
La siguiente representación será el sábado 19 de julio en el MIT de Ribadabia.

 

Share

Deja un comentario

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>