Facebook La playa de Madrid Twitter La Playa de Madrid Vimeo La Playa de Madrid


No eventos

Crónicas

Graffitis de interior

Graffitis para todos los gustos

¿En qué momento se corrompen las cosas auténticas, en qué instante se pudre esa buena idea que ahora huele a ponzoña? ¿En qué momento se da el paso de Eureka a Eukaka?

Llamadme retrógrada (que todo puede ser), pero si el graffiti es por ley arte vandálico (Esperanza Aguirre le dedicó un capítulo especial en su controvertida Ley de Modernización: multas de hasta 6.000 euros) y, señoras y señores, arte urbano, ¿qué coño hacen graffitis de BanksyBlek le RatD-FaceShepard Fairey  en una sala de subastas?  Sí, la sala de subastas Bonhams de Londres ha adjudicado este 29 de marzo obras que es su día pertenecieron legítimamente a la calle. A ver, sé que no se vive del aire (o del aerógrafo) e, incluso, esta subasta se puede tomar como un reconocimiento artístico; pero, ¿llegar a la antítesis de lo que se fue, es necesario? Sé que no son los propios grafitteros quienes subastan sus obras (al menos en este caso no), pero si ahora sus graffitis llevan marco y se pueden colgar en el salón, ¿dónde se han dejado el motivo de su esencia, su existencia efímera?

Pensé que ver a graffiteros en ARCO en el recoveco de El País me había dejado claro que la vida del arte urbano estaba metamorfoseándose, pero permitan a mi mente decimonónica darse el lujo de decir que el graffiti YA es absolutamente perfecto por el mero hecho de ser urbano, de estar en la calle, de ser lo contrario a lo privado y de ser uno más de tu barrio.

PD: Una de las obras de Banksy que se subastan se titula Morons (imbéciles), y representa la subasta de un cuadro con la frase “No me puedo creer que vosotros, imbéciles, compréis esta mierda”.

PDbis: Los responsables de Bonhams, que dieron salida a 77 de las 87 obras incluidas en la subasta, se mostraban ayer “muy satisfechos” tras realizar operaciones por un valor total de casi 900.000 euros. Ejemplos de precios para obras de Banksy: Love is in the air fue adquirida por 105.000 euros, cuando su precio de salida era de entre 47.000 y 70.000. Leopardo y código de barras fue vendido por 90.600 euros. Chica con un globo, que pintó originalmente en 2009 sobre un cartón de IKEA, fue adquirido por 87.000 euros.

Pues eso, que seguiré prefiriendo los graffitis de Lavapiés.

 

huertasdrhofmanneltonoconocriticotabacalera7tabacalera1antonmartingraf1chueca2elcapricho3elcapricho2elcaprichograf2freudgraf3graf4huertas3belmezstencil5lavapies1malsana4malasana5malsana2malasana6

Artículos Relacionados:

Share

Deja un comentario

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>