Facebook La playa de Madrid Twitter La Playa de Madrid Vimeo La Playa de Madrid



No salgas de casa

‘The Raid: Redemption’, de Gareth Evans

¡Toma hostia en la boca, Bob Marley del Averno!

Con la cantidad de porquerías que se estrenan en cine es un escándalo que The Raid: Redemption salga directamente en DVD (en España le han puesto el ridículo título de Redada asesina). En realidad, para disfrutarla cada vez da más igual que una peli se proyecte en el cine o que la veas en Blu-ray, pero la pantalla grande da más importancia. Como que mola más. De todas formas, The Raid es una peli ideal para ver en casa con los amigotes, en pantalla grande, con sonido cañero y una montaña de birras y panchitos encima de la mesa.

Esto no es Haneke, esto es una peli de hostias como panes y tiros en la cabeza. Pero ojo, que no es una tontería de Van Damme y similares. Es, simplemente, una de las mejores pelis de acción que he visto en mucho, mucho tiempo. Testosterona y artes marciales indonesias sin freno durante 100 minutos. ¿Indonesias? En efecto, la peli viene de tan exótico país.

El director, Gareth Evans, es un muchachote galés que se fue al archipiélago a grabar un documental sobre el arte marcial indonesio, el pencak silat, e hizo buenas migas con un experto luchador local, Iko Uwais, con el que filmó una primera película, Merantau. La cosa fue bien, esta es su segunda colaboración. Y parece que la cosa va a seguir, dado el éxito que han conseguido. La fórmula de la peli es simple: un grupo de policías de asalto monta una redada antidroga en un enorme bloque de viviendas lleno de narcos y yonkis en el barrio más chungo de Yakarta con la intención de capturar al kingpin de turno, un señor de la droga muy malo que lo controla todo con cámaras y altavoces. Las cosas se tuercen y los que sobreviven tienen que intentar salir andando del tremendo fregado que se monta. Nada que no hayamos visto mil veces, y si no que se lo pregunten a Bruce Willis.

El secreto no está en el fondo, sino en la forma. La cámara, nerviosa, está donde tiene que estar, acompañada por un montaje frenético pero no histérico. Hay tiroteos, sobre todo al principio, pero la chicha está en las escalofriantes peleas cuerpo a cuerpo. Aquí no se escatima en truculencia, sangre y dolor. Los golpes duelen como no es habitual en el cine de artes marciales. Los cuchillos se clavan en el pecho, el cuello y detrás de la rodilla. No hay dobles, los actores principales son también los coreógrafos de las peleas, son capaces de hacer en un plano lo que a Jason Bourne le cuesta veinticinco. Hay fisicidad. Uno de los planos más escalofriantes es uno en el que el protagonista avanza por un pasillo con un compañero herido agarrado del hombro, y empiezan a salir desgraciados de cada puerta. La lucha es bestial, y todo vale: porrazo policial, cuchillo, machete, codazo, patada, rodillazo… Cuando ha acabado con todos el pasillo está lleno de muertos y malheridos. Entonces te das cuenta de que llevas un rato sin respirar.

Pasa varias veces; de hecho, te pasas todo el rato conteniendo la respiración. La música electrónica de Mike Shinoda y Joseph Trapanese funciona como un tiro.

Creo que pocas veces se ha usado tan bien la sangre digital. Probablemente se llevó una buena parte del presupuesto (de poco más de un millón de dólares), pero consigue que los golpes no sean inocuos como los de Jackie Chan, sino que produzcan destrozos espantosos, con consecuencias. Que quede claro, esta no es una peli para estómagos sensibles. Es ultraviolenta, extremadamente gráfica y perturbadora, sólo apta para ojos curtidos. Hay niños muertos, ejecuciones con tiros en la nuca, columnas partidas… todo un surtido sangriento, sin concesiones. Viendo esta peli, y con casi todos los directores españoles de cierto renombre en horas creativamente bajas, me pregunté si alguna vez haremos por estos lares algo tan adrenalítico y entretenido. A lo mejor también vamos a tener que irnos a países remotos a hacer cine.

Share

Deja un comentario

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>