Facebook La playa de Madrid Twitter La Playa de Madrid Vimeo La Playa de Madrid


No eventos

Crónicas

In the Realms of the Unreal o las hermosas niñas con pito

A las seisydiez me he dado cuenta de que la peli empezaba a las seisymedia. Me estoy convirtiendo en plusmarquista de los 2.100 metros cuestabajo. Mi teoría de que ir al cine corriendo hace que el placer de llegar_sentarse_y_descansar sea mayor nunca ha conseguido ningún adepto.

La maravillosidad de todo lo que he visto hasta ahora en el ciclo Luces y sombras de Nunca jamás es inversamente proporcional al número de asistentes. Me empiezo a plantear si estas reseñas no serán gafe. Lo bueno de esta matemáticamala es que ningún día me he quedado sin entradas.

Llego y hay unas diez personas: los leales al ciclo, el niño Dios de Mongolia, el hombre del portátil y BN de LCE y, en pie, Jordi Costa presentando el documental In the Realms of the Unreal (2004) dentro de la sesión “Una casa para siempre: ficciones para entrar a vivir“.

En un sentido ha sido como ver Marwencol sustituyendo los muñecos por dibujos, unos y otros de una expresividad y una belleza desarmantes. Sospecho que en realidad este ciclo no va sobre la inmadurez, sino sobre aquellos para quienes es imposible no dejar de sentirse solos. Pero no sobre esos autocompasivos, tan aburridos, sino sobre los que crean una casa para recluirse en ella a crear. No sé si eso es o no sublimar.

Al igual que en Marwencol, destaca el infinito cuidado y la delicadeza de la dirección -en este caso a cargo de Jessica Yu- a la hora de no dejar ni un resquicio al morbo. En España -salvo la inigualable excepción de De nens de Joaquim Jordà- querer relacionarse con niños equivale a ser pederasta y dibujarlos desnudos es ETA.

Pero a mí me han encantado las niñas con pito. Eran preciosas. Eran las niñas que dibujaría un niño que las creyera iguales a él pero con nombres como Vivian, Daisy, Jennie, Violet, Joice, Heady, Angeline o Catherine. Iguales o más valientes porque no temen a los ratones y se rebelan de su condición de esclavas y van a la guerra y luchan contra generales con cara de cerdo.

luces y sombras de nunca jamás LCE Jordi Costa In the realms of the unreal Henry Darger(A Miss Wonderly le encantarían estas hermosas niñas guerreras).

Los 83 minutos pasan volando y vuelvo a encontrarme destemplada bajo la levita y con pocas ganas de salir al mundo real. Tom Waits cantando You´re innocent when you dream sobre los títulos de crédito hace la despedida más leve.

A la salida me cruzo con los que esperan para ver el segundo pase de Marwencol, entre ellos Carlos Vermut, el director de la (no sólo) divertida Diamond Flash que vimos este finde. Hablamos de Marwencol sin hablar de Marwencol. Sin apenas conocerlo le digo que le va a flipar, osada yo. En español falta una expresión para designar la alegría que se siente cuando alguien va a ver una peli que a ti te atravesó. ¿Alegría ajena?

Subo las escaleras y antes de salir de LCE entro en la expo de Daniel Johnston. Pero sobre la expo ya os cuenta Fernando Epelde. Yo siempre he dibujado muy mal.

Elsie Paroubek In the realms of the unreal Henry Dager luces y sombras LCE Jordi Costa Beatriz Navas Darío Adanti Mongolia

Share

Deja un comentario

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>