Facebook La playa de Madrid Twitter La Playa de Madrid Vimeo La Playa de Madrid


No eventos

Bares

Bar La Alegría

Palillos, azulejos, mantel de papel: alegría española.

Una de mis principales preocupaciones cuando abandoné Madrid era dónde iba a tomarme en adelante las cañas. Las cañas del Alegría, claro. Dónde más que en el Alegría iba yo a tener la caña servida en la barra de zinc antes de poner el segundo pie en el bar. Dónde me iba a tomar las cañas mejor tiradas de la capital del reino y por extensión de todo el reino. Ricas, frías y con esa línea perfecta entre lo blanco y lo amarillo. Dónde me las iban a acompañar con esas aceitunas que me convirtieron en roedora de huesos y con las que me limé los dientes. Y ese queso curado que se apodera de mi ser y me borra cualquier otro pensamiento que no sea “mmmmmmmm”. Y, lo más grave, dónde iba yo a llorar de placer ante una tortilla de patatas con cebolla, poco hecha por dentro y bien selladita por fuera.

Mis amigos, que conocen mi debilidad por el Alegría porque la comparten, me hicieron llegar hasta Barranquilla, Colombia, una piñata de regalos entre los cuales descubrí con la emoción de quien contempla un milagro un bote de aceitunas aliñadas. Imaginaos las olivitas cruzando el Atlántico en misión de vida o muerte. Así que me fui con mis llaves colombianos al bar-tienda del barrio a sentarnos en nuestras sillas de plástico para bebernos unas Club Colombia rojas con aceitunas y palillos. ¿Y en qué pensé? En que, a pesar de hallarme a miles de kilómetros de Madrid y con un océano de por medio, aquello era lo más parecido a estar en el Alegría.

El Alegría fue el último bar en el que estuve mi última noche en Madrid y será el primero que pise nada más regresar. Y sé que según entre por la puerta, Fermín, ex-jugador del Atlético de Callao, cumplirá como el francotirador que es y me pondrá una caña antes de que me dé tiempo a pedirla y Beni se acercará desde el fondo del bar a saludar y me encontraré de nuevo entre esos azulejos que tan acogedores me resultan. Y cuando me haya tomado un número de cañas próximo a infinito con sus respectivas tapas, les diré: “no estoy borracha, estoy sabrosa como jugo de lulo”. En Barranquilla se dice así.

Bar La Alegría.
Calle de las Veneras, 7. 915 483 040
Caña + tapa = €ypico
Aceitunas, queso curado, tortilla de patatas, lacón, jamón serrano, jamón ibérico, lomo, chorizo.
Domingos cerrado.

Bar La Alegríala playa de Madrid Club Colombiala playa de madrid en Barranquilla

alegria6alegria5alegria4alegria3alegria2alegria

Artículos Relacionados:

Share

Deja un comentario

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>