Facebook La playa de Madrid Twitter La Playa de Madrid Vimeo La Playa de Madrid


No eventos

Crónicas

El himno de Madrid

G. Calvo en el 85, por Demetrio E. Brisset

Madrid tiene un himno, cuya letra jamás se canta en los actos oficiales. Es un poema lleno de fino humor e inteligencia. Y además tiene un punto sempiternamente moderno.

Ayer, 1 de Noviembre, ha muerto su autor, Agustín García Calvo, que siempre ha sido un intelectual verdadero, y un rebelde.

Un verdadero intelectual no se duerme sobre su corona, sino está siempre atento a su tiempo y su entorno, y no se separa de las generaciones siguientes, al contrario: les escucha y les habla. Con su pelo blanco, Agustín García Calvo intervino en el 15M cada jueves, en una asamblea.

Como pequeño homenaje, y ya que estamos en La Playa de Madrid, y nos interesan todos los estratos que construyen esta ciudad, me detendré en 1983, el año en que se aprobó el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid, en Marzo. Joaquín Leguina fue el primer presidente de la Comunidad y le encargó la letra del himno oficial a Agustín García Calvo y la música a Pablo Sorozábal. Agustín García Calvo escribió un poema, como letra oficial del himno, publicada en diciembre de ese año en el BOE.  García Calvo cobró por ello 1 simbólica peseta.

La letra no tiene desperdicio. Es a la vez vez hermosa e irónica. Como ese “Que, sólo por ser algo, Soy madrileño”.

Y sigue siendo la letra oficial del himno de la comunidad de Madrid, mal que pese a las instituciones, que poco dadas a la autoironía, hacen sonar siempre el himno sin letra. Una estupidez, por su parte, porque para mi esta letra es motivo de orgullo. Los himnos suelen acudir a emociones baratas y dudosas, y éste, en cambio, acude a la inteligencia y la sonrisa.

Aquí está, disfrútenla madrileños:

 

Yo estaba en el medio:
Giraban las otras en corro,
Y yo era el centro.
Ya el corro se rompe,
Ya se hacen Estado los pueblos,
Y aquí de vacío girando
Sola me quedo.
Cada cual quiere ser cada una:
No voy a ser menos:
¡Madrid, uno, libre, redondo,
Autónomo, entero!
Mire el sujeto
Las vueltas que da el mundo
Para estarse quieto.

Yo tengo mi cuerpo:
Un triángulo roto en el mapa
Por ley o decreto
Entre Ávila y Guadalajara,
Segovia y Toledo:
Provincia de toda provincia,
Flor del desierto.
Somosierra me guarda del Norte y
Guadarrama con Gredos;
Jarama y Henares al Tajo
Se llevan el resto.
Y a costa de esto,
Yo soy el Ente Autónomo último,
El puro y sincero.
Viva mi dueño,
Que, sólo por ser algo,
Soy madrileño!

Y en medio del medio:
Capital de la esencia y potencia,
Garajes, museos,
Estadios, semáforos, bancos,
Y vivan los muertos:
¡Madrid, Metrópoli, ideal
Del Dios del Progreso!
Lo que pasa por ahí, todo pasa
En mí, y por eso
Funcionarios en mí y proletarios
Y números, almas y masas
Caen por su peso;
Y yo soy todos y nadie,
Político ensueño.
Y ése es mi anhelo,
Que por algo se dice:
De Madrid, al cielo.

Aquí un vídeo del propio Agustín García Calvo, cantandolo él mismo, en el Ateneo. Es del 2008.

Artículos Relacionados:

Share

Deja un comentario

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>